Explicar esta historia hará que supere la perdida?, qué pasa si en realidad no hay pérdida, que esto es una maquinación de mi cabeza. Una forma de escapar hacía cualquier lugar. De aburrida. Te gusta el melodrama, me decía, me lo decía tanto y me lo creía y molestaba, porque no es que uno se despierte en las mañanas y diga, sí, este día quiero guerra, quiero ponerlo todo de cabeza. Quiero poner en duda cada una de las palabras que enhebre. No, uno va diciendo conforme van pasando las horas, algunas cosas y otras simplemente no las dice, simplemente se las guarda, incluso se olvidan, incluso a veces parece que nunca hubo esas palabras dentro de la cabeza, como ideas fantasmas.

Tratar de explicar, entonces, esa historia no tiene ningún sentido, quizá lo mejor sea empezar desde un principio y hablar de la anterior historia, esa que aún parece estar latiendo, que continua a pesar de todo, continua, aunque sea poco clara, aunque…

Entre tantas palabras me pierdo de nuevo. había dejado este lugar sin premeditación. como algo que cae de un árbol porque el proceso natural lo llama a hacerlo. el sol y el tiempo se encargaron de que así sucediera.

Me caí de una rama lista, pensé, pero para eso no nos pusieron bajo ese árbol. aunque pudiéramos correr, saltar, mirar el cielo y sonreír tanto, otra vez había que perderse, esta vez transportando un niño que crece y se moja bajo las lágrimas que ya no salen desde los ojos.

Chantarse. Detener la máquina. Había que hacerlo. Hay tanto cuestionable. Recriminable. La cabeza configurada de esa forma. La psicóloga una vez dijo que al carecer de pilares debía cada noche hacer que mi cabeza repasara los detalles para forjarme. UN hábito que se aferro tan fuerte. Que no es desmontable. Nunca más desmontable.

Hay cosas que tenían nombre incluso antes de que existieran.

Necesito dejar las apariencias. Hay un problema con las apariencias. Con contenerse y desmembrase.

Hay cosas que una hace por una nada más. Se arma cuentos súper bonitos sobre porqué hace esas cosa,s para justificarse, porque se nos enseño que para hacer había que justificar. A veces hacemos esas mismas cosas ni siquiera por una, las hacemos para/por las inseguridades. En trampas.

Escribir se torna esquivo. Deambular por los pensamientos es esquivo. Estoy en el centro de una constelación abierta. Miro cada día crecer mis ramas. Y la luz filtrarse donde antes hubo sombra. Vuelvo porque aquí pertenezco. Ante todo  aquí pertenezco.

Uniforme de cuerdo y de loco
No es posible alejarse lo suficiente
de un camino recorrido tantas veces como un mantra
No ser feliz, resignarse y que no importe
¿Por qué cree que estoy loca?

Debería empezar por un cuento o dos
Volver a Bolaño
Debo salirme de la universidad
Lo tomé y lo converti en ti. En otro.
Ya no eres tú pero a la vez ya nunca más seré yo.
El hombre es plástico y es historia
Muchas otras cosas también pero por sobre todo
plástico e historia.
La última vez me apagué al parecer me abrí por la mitad
y dejé sólo una parte para volver a encender

Sentirse solo triste y desamparado no es sólo cosa de los solos tristes y desamparados. Hay que volver atrás algunas veces, me estoy diciendo, volver atrás, pararse frente a algunas cosas y mirarlas fijo, intentando sacarles el rollo, con esta visión de ahora que no es la de antes. Porque nunca se es igual que antes ni igual que hace un rato. Se van tornando las cuestiones, girando los tornillos, apretando a veces, desatándose algunas otras.

Yo dejé un día de tener certezas. Ya ninguna otra después de esa última certeza. Ahora todo incertidumbre. Todo mejor que antes incluso sin esas certezas, porque cuando las había, había también un ímpetu que venía de una rebelión de cuerpos sometidos todos a un desencanto incluso más grande que este, porque este mismo desencanto viene de ese más grande del que ahora apenas y tengo conciencia. Sólo consecuencias.

Volver a decir cosas encima de un terreno que se consideraba pisado y deshecho. Volver a decir las mismas cosas pero desde otras entrañas, entonces, nada de las mismas cosas. Son otras, definitivamente otras.

Yo diría ahora, por favor, no encendamos la tele. Quedémonos quietos, porque necesito escuchar tu corazón, que es lo más bonito que he escuchado desde que la vida me arrancó el mio.Es el único que tenemos. No encendamos la tele, quedémonos con el sonido de tu corazón que me saca las ganas de donde no habían ganas, un desierto.

me cansé de actuar estela me cansé de actualizarte de actualizarme de actualizar de tener que levantarte salir correr volver sonreír me cansé de jugar este juego cuadrado redondo en el que nos soñamos alguna vez me cansé de seleccionar las piezas más pesadas para meter en mis bolsillos luego salir a caminar con ellas dentro sin ningún sentido que estén dentro que sean pesadas piezas o sean simplemente me canse de llevarte dentro como un órgano infectado enfermo al que el cuerpo se acostumbró a vivir con él entre el temor a la cirugía al entierre del cuchillo la profanación del cuerpo dejaré que te saquen estela quiero decir que te saque estela dejaré que este registro rimado enfermo salga a través de la herida que sangra sangre la herida sangre estela

cabeza atrapada entre las piernas saliéndose como cola redonda entre las piernas intentando desde los ojos mantener el control de una nueva salida escape hacía la nada abismo una vez más lo mismo lo mismo y esta repetición estela este salvaje contoneo de ti misma aferrándote a ti misma contrayendo tanto los músculos que ahora te duelen entremedio de la tensión vida respirar entrecortado en este seguir estela sola imaginando siempre imaginando cosas divagando cosas que se te sale la cabeza entremedio de las piernas como cola redonda estela redonda como las pepas del aji y la nuca y el redondo trayecto de la vida un punto otra vez el mismo punto los músculos contrayéndose conflictuando ese regresar a casa entremedio de ti estela entremedio de mi hacía las habitaciones fantasmas me estoy dando vueltas para que esta cabeza cola tenga sentido para poder estar desde el otro lado de lo mismo si esto no me hace escribir estela estela estela si esto no me hace sangrar o llorar dejar este semblante vacío que se nos ha aferrado como muerte la gravedad de nuestros cuerpos nos hará caer más bajo que la última y la última vez